header image
 

Bendecir y Maldecir: “El Poder de las Palabras”

Una palabra en el momento oportuno puede cambiar el rumbo de una vida y desconocer el significado de una palabra el ser ignorante de su poder, por ello los antiguos místicos, sabios y sacerdotes de muchas culturas atribuían al uso de la palabra un carácter: “Sagrado” y el cristianismo no es la excepción, ya en el versículo de 3 de Génesis vemos a Dios dando forma a su creación por medio únicamente de su palabra, o en el Nuevo Testamento a Jesús sanando y expulsando demonios con ella, incluso a él mismo es llamado por Juan “El Verbo” y al cristianismo debemos la aparición en nuestra lengua de 2 palabras: “Bendecir” y “Maldecir” que encierran un extraordinario poder.

Según la Real Academia Española “Bendecir” proviene del latín: “Benedicĕre” y simplemente significa: “Decir Bien” (de o sobre alguien o algo) siendo precisamente de su sencillez que emana su poder pues como podemos ver “Bendecir” no es un acto ritualístico o religioso, sino uno cotidiano, sencillamente es “decir algo bueno”; se bendice a la pareja al decirle “hermosa”, o “eres lo más valioso de mi vida”, a tus hijos cuando les dices cuan importantes son para ti y lo orgulloso que te hacen, se bendice en la adversidad con decir: “Adelante. Tu puedes”, decir tan solo: “Gracias” es bendecir, pues pides descender “Gracias” sobre esa persona… ¿Ven ahora el poder creador de una palabra?

Entendido lo anterior pregunto ahora: ¿Alguna vez en una discusión has dicho a tu pareja: “Muérete”, “Púdrete”, o inocentes: “Piérdete” o “Desaparece”? ¿Alguna vez a tu hijo o hija le has dicho: “Inutil”, “Estúpido”, o tan solo: “Tonto”?… ¿Porqué pregunto? Simple, “Maldecir” viene del latín: “Maledicĕre” y significa: “Decir mal”… ¿Ven ahora el poder destructor de una palabra? ¿Cuántas veces hemos maldecido a tu esposo o esposa, a tus padres o a tus hijos tan solo por no medir nuestras lenguas? ¿Alguna vez has dicho “No puedo”, “Soy un fracasado”, “Nadie me quiere”? Hagámonos un favor, no maldigamos a los demás, ni a nosotros mismos o a nuestra tierra.

Aclaro que las anteriores no son interpretaciones libres de su servidor la Real Academia define: “Bendecir: Agradecer, engrandecer, ensalzar” y “Maldecir: Hablar con mordacidad de de alguien, denigrarlo”

Una palabra puede herir mas que una golpiza y crear heridas que nunca sanan, o incluso destruir una vida; no usemos las palabras a la ligera, hagamos del “Bendecir” un hábito, que nuestras palabras también son espejo de nuestras almas, bien está escrito: “De la abundancia del corazón habla la boca”.

~ by Jorge Jefferson on mayo 18, 2012 .




4 Responses to “Bendecir y Maldecir: “El Poder de las Palabras””

  1.   ginette garcía Says:

    De lo simple vienen las cosas maravillosas,
    saludos buen artículo :)

  2.   ginette garcía Says:

    Buen artículo, de lo simple vienen las cosas maravillosas,
    saludos

  3. Avatar de Jorge Jefferson  Jorge Jefferson Says:

    MIl Gracias Luz Marina. Un abrazo a la distancia.

  4.   luz marina diaz Says:

    uno de los mejores mensajes que he leido,gracias.bendicones.

Deja un comentario